22/01/2014

Una noche normal en la televisión norteamericana.

Ay, los late shows norteamericanos. Qué envidia. Aquí tenemos a un Buenafuente cada vez menos inspirado (y cada vez más tarde), y allí tienen tres o cuatro programas (Letterman, O’Brien, Fallon,…) en horarios razonables que prácticamente cada día reciben la visita de alguno de los grupos del momento. De hecho, probablemente podríamos hacer una sección semanal con los directos de los grupos en la televisión norteamericana y nunca nos faltaría material. En fin. Ayer mismo, sin ir más lejos, dos de los grupos protagonistas de 2013 pasaron por dos programas distintos: a un lado Vampire Weekend, autores de uno de los mejores álbumes del año (Modern Vampires of the City, el segundo para esta casa), que visitaron al bueno de Jimmy Kimmel para interpretar una ‘Unbelievers‘ algo insípida en su ejecución (no es raro en ellos, la verdad) así como una menos habitual ‘Hannah Hunt‘ en la que Ezra Koenig se las vio y deseó para llegar a la nota en sus momentos cumbres. En el programa del otro Jimmy, es decir Fallon, por su parte, aparecieron unos Disclosure en estado de gracia después de arrasar con uno de los mejores debuts del pasado curso: debutaban en la TV yanqui, y para ello se llevaron nada menos que a Sam Smith (reciente ganador del BBC Sound of 2014) para que cantara con ellos ese hit que es ‘Latch‘. Y caray, cómo sonó. Disfruten de las tres canciones, que llega la noche y no hay nada que ver en la tele…


Publicidad
Publicidad