19/01/2014

Su tercer disco está listo, y ha sido producido por James Murphy, James Ford y un The Chemical Brothers.

Ser fan de Klaxons es duro. El cuarteto (anteriormente trío) de Londres es de aquellos grupos que parecen no tener prisa alguna cuando se trata de afrontar un nuevo disco, y también de los que atraen los conflictos. Numerosos fueron los rumores que circularon durante los tres años que separaron su portentoso debut (Myths Of The Near Future) de su notable e infravalorado segundo álbum (Surfing The Void): que si la discográfica les había tumbado un disco entero, que si su intención era hacer un álbum mucho más oscuro,… Y ahora parecen darnos la razón porque llevan nada menos que cuatro años empleados en darle continuación.

Pero parece que hay esperanza: ya avanzamos en nuestra lista de discos deseados para 2014 que Klaxons debían volver esta temporada, pero no estábamos seguros del todo hasta que el semanario británico NME ha acudido a nuestro rescate… y al de los fans del grupo. Han hablado con Jamie Reynolds, uno de los pilares del grupo, que ha confirmado que su tercer disco está previsto para esta primavera. Así que deberíamos tener noticias oficiales de ellos en breve, si no vuelven a pasar cosas raras. Hay más: el disco ha sido producido por un trío de ases formado por James Ford (de Simian Mobile Disco, productor también de su primer disco; no así del segundo), el gran James Murphy (producer of the year), y Tom Rowlands de The Chemical Brothers. Casi nada, vaya. Entre todos han conseguido un disco que fusiona, en palabras de Reynolds, “electrónica y pop“. “Tiene clase y es eufórico“. Añade que es el lugar al que siempre habían querido ir, pero que han tardado un poco en llegar hasta él. Nunca mejor dicho. Durante 2013, sin embargo, Klaxons sí tuvieron tiempo de regresar a los escenarios de media Europa y Estados Unidos en una serie de conciertos en las que avanzaron algunas canciones nuevas. Bueno, y el teclista James Righton también se casó con la actriz Keira Knightley en Francia, en la que supone la nota irrevelante y nada envidiosa de la noticia. En fin, que Klaxons están a la vuelta de la esquina, y no podemos esperar para ver lo que nos tienen preparado.

Publicidad
Publicidad