25/11/2011

Ezra Furman comienza esta noche en Zaragoza (La Lata de Bombillas) su incursión española dentro de la gira europea en solitario en la que está […]

Ezra Furman comienza esta noche en Zaragoza (La Lata de Bombillas) su incursión española dentro de la gira europea en solitario en la que está inmerso. Mañana tendría que haber ido a Bilbao pero el concierto se ha cancelado, así que la segunda oportunidad para verle será este mismo domingo 27 de noviembre en la sala Music Hall de Barcelona, inauguración del ciclo Blogged By Indiespot y acompañado de los dos grupos más votados de nuestra selección: Louisiana y Estúpida Erikah. La visita de Ezra Furman servirá a modo de presentación de su tercer disco junto a The Harpoons, el formidable Mysterious Power, un trabajo maduro pero igual de incisivo, en el que Ezra despliega todo su potencial como compositor y magnético intérprete. Pero servirá para presentar más cosas: primero, un maravilloso nuevo single compuesto por ‘Doomed Love Affair’ y ‘Penetrate’, de marcada influencia dylaniana y que pueden escuchar y descargar al precio que quieran aquí; y segundo, para comprobar cómo se desenvuelve el amigo Furman en solitario, puesto que para 2012 tiene previsto editar, pues eso, su primer disco completamente en solitario. Y la cosa, ciertamente, promete. Para hablar de todo ello le hemos hecho algunas preguntas a Ezra Furman, y este es el –surrealista– resultado.

¿Por qué decidiste girar por Europa en solitario si tienes que presentar un disco que grabaste con banda?

Hemos hecho muchos conciertos ya como banda. Siempre está bien recordarle al mundo que soy un artista que puede valerse por sí mismo. A veces tienes que tomarte algunas semanas y reducir la música a su esencia más pura. Esquilar al animal y quedarse solo con los huesos, como si dijéramos.

¿Cómo lo has hecho para trasladar las canciones de Mysterious Power a un formato acústico?

La mayoría de las canciones nacieron como versiones acústicas, que escribí yo solo en una guitarra acústica. Así que lo que estoy haciendo es simplemente mostrar a la gente qué había antes de que el grupo hiciera su magia con ellas. Creo que tienen otro tipo de magia completamente distinta, pero la siguen conservando. De hecho, hay algunas canciones que no puedo hacer sin la banda, pero al mismo tiempo hay muchas que solo puedo hacer yo solo. Se trata de derrotar a la canción, de conseguir llevarla a tu terreno, logrando que haga lo que tú quieras que haga. A veces las cosas se ponen feas.

También preparas un disco en solitario para el próximo año. ¿Por qué hora, y cómo lo planteas?

El disco en solitario es el resultado de mi tiempo libre alejado de las giras, de cuando fui a vivir a una casa llena de freaks, músicos, exconvictos y gente rara. En el ático había un estudio de grabación. Así que simplemente no pude esperar. Tenía que ver de qué era capaz. Y eso me gusta. En ese tiempo, me sentía un poco estancado en el ‘modo rock n roll’, y quería tener la habilidad de usar todo tipo de instrumentos y conseguir algo raro que sonara como algo completamente distinto. Esa es la manera en la que surgió el disco. Podrás juazgar por ti mismo cuando se publique en febrero.

¿Cuánto tardas en escribir una canción?

A veces tardo quince minutos. A veces tardo tres años. Literalmente. Hay una canción en el disco en solitario que estuve escribiendo durante tres años. En realidad es la canción la que decide cómo de duro tienes que trabajar en ella. La canción está al mando. Yo solo me esfuerzo para tratar de esta a la altura. Es un pulso duro, y cuando estás escribiendo, normalmente es la canción la que gana.

¿Y dónde escribes mejor?

En el tejado de una central nuclear de la zona. Así todo sale bien deformado y con mutaciones. Justo como me gusta.

Más allá de Bob Dylan, ¿qué dirías que hay en tus canciones?

Bob Dylan está muy dentro de mi cerebro, sí. También Buddy Holly y los Sex Pistols. Pero creo que mis primeras canciones estaban muy influenciadas por Billy Joel y Limp Bizkit. Era joven. De alguna manera, todo lo que has escuchado alguna vez en tu vida acaba asomando en la música que haces.

¿Recuerdas la primera canción que escribiste?

Antes de tocar cualquier instrumento, hacía pequeñas canciones y escribía las letras en el ordenador de mi madre. Planeaba discos enteros repletos de canciones. Me inventé una carrera imaginaria entera que cambiaría el mundo. Era terrible.

¿Lo mejor y lo peor de estar de gira?

Me gusta la sensación de estar en movimiento. Saber que no hay vuelta atrás: vas donde te toca, y te vas a mostrar a ti mismo enfrente de la gente te guste o no. Lo malo de todo ello es la soledad más absoluta y viciosa, y el aburrimiento.

¿Estar de gira sin banda es mejor o peor de lo habitual?

Es mejor porque tengo más tiempo para mí. Es peor porque tengo más tiempo para mí.

¿Qué recuerdas de tus pasos por Barcelona y del Primavera Sound?

Todo lo que recuerdo son nubes de humo, españoles medio desnudos y un bombardeo continuo e imparable de rock and roll. Bueno, y que algunos monumentos de Gaudí eran bonitos.

¿Y bandas de Chicago que debamos escuchar?

Empezad por Umbra and the Volcan Siege. Seguid con David Safran. Avanzad hasta la mitad con Joe Pug y quizá girad a White Mystery si os sentís con ganas de aventura. Y para los días verdaderamente duros, siempre está el legendario Hubert Sumlin.

Publicidad
Publicidad