24/07/2009

No ha sido, por decirlo, suavemente, el mejor año del FIB. Pese a que, con los números sobre la mesa, todo parecía ideal (un sold […]

No ha sido, por decirlo, suavemente, el mejor año del FIB. Pese a que, con los números sobre la mesa, todo parecía ideal (un sold out escandaloso, con entradas extra a la venta y aún así todas vendidas), la realidad era bien diferente: un cartel muy discutido, unas confirmaciones polémicas y acciones incomprensibles como no publicar el mítico diario Fiber o hacer pagar por el libreto + horarios (¡7 euros! ¿Pero nos hemos vuelto locos?) ya nos hacían llegar a Benicàssim con la mosca detrás de la oreja. Pero es que además, la decimoquinta edición del FIB Heineken se vio salpicada por algo inesperado: la tormenta de viento que aconteció el viernes 17 de julio y que obligó a cancelar prácticamente todos los conciertos de ese día (entre ellos, los esperados Kings of Leon) y sembró (un poco) el pánico en las zonas de acampada. Total, que no ha sido el mejor año para el FIB. Y tampoco para nosotros, siendo sinceros, porque hemos visto francamente pocos grupos, y de ninguno de los conciertos salimos con la sensación de haber visto algo extraordinario, único y especial (como sucedió el año pasado con My Bloody Valentine o Leonard Cohen, por ejemplo). Hemos visto buenos conciertos, grandes conciertos y malos conciertos, y cerramos el capítulo del FIB de este año con la esperanza de que remonten el vuelo el año que viene y podamos volver a tener a grupos punteros no sólo del indie más mainstream sino de géneros más minoritarios que este año no han tenido tanta cabida. Pero de momento, y sin más, repasemos lo que dio de sí este FIB Heineken 2009.

JUEVES 16

Mystery Jets
Estos hermanos pequeños de Klaxons sorprendieron con su nu-rave contundente y efectivo, y aunque a veces pecaba de los clichés habituales del género, no me dejaron mal regusto de boca. Fui a verles habiéndoles escuchado muy poco, y viendo que tienen tres discos y que son uno de los grupos protegidos de Erol Alkan, quizá sea el momento de echarles un vistazo más detallado. (aleix)

Oasis

oasis
Lo que cansa de la banda de los hermanos Gallagher es que cuando no son ellos, sea el entorno el que se encargue de inventar, exagerar y convertir en centro de todo la supuesta enemistad entre Noel y Liam. De cuando el hermano pequeño dejó el escenario a media ‘Wonderwall‘ se ha dicho que no tenía motivos y que vaya pataleta hacer eso. Lo que no se ha comentado tanto (a excepción de Noel en la NME) es que el sonido fue un auténtico despropósito (a la altura de la mesa de sonido, las guitarras iban y venían) y para colmo, en la final ‘Champagne Supernova‘ se apagaron las PA. A nivel musical, Oasis pasaron de presentar su Dig Out Your Soul (tocaron no más de tres canciones) y se centraron en un grandes éxitos atípico con temas más escondidos como ‘My Big Mouth‘ o ‘Half The World Away‘, además de amagar Noel con el principio de’Whatever‘ cuando Liam se fue a mitad de ‘Wonderwall‘. (eduard)

Glasvegas

glasvegas
Lo reconozco, iba con mala predisposición a ver el concierto de los escoceses, que de la noche a la mañana se han convertido en una de las mayores sensaciones del Reino Unido. Y me fui todavía más decepcionado: mucha pose y gafas de sol de macarra pero en directo Glasvegas sonaron anodinos, previsibles, y aunque su batería haya mejorado desde aquella pésima actuación en el Summercase del año pasado (o eso comentan), me siguen pareciendo demasiado melodramáticos. Un (relativo) chasco. (aleix)

We Are Standard

we-are-standard
Todo lo contrario que We Are Standard, que situados convenientemente a una hora avanzada (casi las tres de la mañana) y en el Escenario Verde (a lo grande), triunfaron ante una legión de almas que seguramente ni los conocían pero tenían ganas de fiesta. Y el ritmo imparable de los vascos los sació, vaya que sí. Aunque su uso de las dos baterías no acabe de quedar del todo justificado, We Are Standard ejecutan con tal ímpetu y precisión su rock bailable a lo The Rapture o LCD Soundsystem que resulta imposible resistirse a ellos en directo. Lo bordaron, y punto. (aleix)

Páginas: 1 2 3 4 5

Publicidad
Publicidad